Ayudando a quienes lo necesitan

 

Involúcrate

Nievería se encuentra a 10 kilómetros del centro de Lima, sin embargo es una de las zonas marginales más pobres de la ciudad. El aspecto de Nievería es surrealista. Su terreno está marcado por grandes “huecos” debido a que la mayoría de la población trabaja fabricando ladrillos de adobe a mano. Esta es una de las pocas salidas laborales al que aspira casi la totalidad de los habitantes, cuyos salarios oscilan los S/.500.00 mensuales por familia.

Los terrenos no están divididos, el acceso es restringido debido a la falta de transporte público, su inaccesible acceso imposibilita el desarrollo urbano de la población. Muchos buscan trabajo fuera de la comunidad para mejorar el salario, cosa que significa una reducción del  40% de su sueldo actual, dejando muy poco para la supervivencia de sus familias.

Los emigrantes que accedieron a los terrenos no son dueños de los mismos y sus viviendas están superpobladas. Existe un alto índice de hacinamiento, llegando varias familias a convivir en la misma pequeña casa. Esta situación suele llevar a una confusión de los límites y generaciones, pudiendo existir abuso y desconcierto.

El acceso a la comida es restringido. La Municipalidad de  creó una iniciativa de comedor popular que ya no funciona.

Como el trabajo no es formal, existe explotación, abuso y esclavitud. Las mujeres suelen trabajar en las tierras que quedan, labrando desde la madrugada, dobladas en cuclillas bajo un calor que desgasta sus cuerpos.

Luego recogen a sus hijos y los alimentan y acompañan en las tardes noches. Madres abandonadas por sus parejas alquilan pequeñas habitaciones y salen adelante en medio de tanta deprivación, debido a la informalidad,  los juicios por alimentos no se logran establecer.

El acceso a servicios médicos es también distante. Hay una posta aunque los horarios y disponibilidad son reducidos. Las farmacias abundan y cobran altos precios fraccionados, así también la tienda de abarrotes suele fiar a las familias a precios altos y fraccionados.

NECESIDADES

Necesidades afectivas

Necesitan fortalecer su autoestima, seguridad e independencia emocional. Hemos identificado altos índices de maltrato infantil y abuso sexual. Los adolescentes tienen dificultades para tolerar reglas, llevándolos a embarazo adolescente, retraso escolar, abandono escolar, ausencia de un proyecto de vida, adicción a juegos de internet, pandillerismo.

En las familias se buscará apoyar en temas relacionados a pareja, violencia familiar, consumo de alcohol, maltrato a la mujer, depresión, entre otros.

Los pobladores necesitan un espacio de escucha y contención de sus necesidades afectivas. Estas son la matriz de la fragilidad psíquica que los imposibilita para salir de la pobreza y de dificultades que vienen de infancias precarias, familias disfuncionales y desvalimiento.

Necesidades legales

Es una población que no tiene mucho acceso a lo legal, por ello se cometen muchos abuso: estafa en la venta de terrenos, abuso sexual, violencia familiar, incumplimiento en los pagos, entre otros.